domingo, 20 de enero de 2013

Sigue aumentando la plantación de olivos en China, aunque parece que pretenden destinar los frutos únicamente a la producción de aceite.


China ya representa en la actualidad casi el 20% de la producción de aceite del mundo. Hace algunas décadas se viene cultivando el olivar en zonas como Gansu, Sichuan y Shaanxi. Los últimos datos confirman que existe actualmente un total de 136.000 hectáreas en China cubiertas, aproximadamente, por 39 millones de olivos, lo que supera a los plantados y en producción en toda la provincia de Córdoba, y  se augura una plantación olivarera que en pocos años alcanzará los 59 millones en plena producción, lo que igualará toda la superficie olivarera de la provincia de Jaén, la mayor región productora de aceite de oliva del mundo que por sí sola aporta en 20 por 100 de la producción mundial.

Desde el año 1962, se están cultivando variedades de olivo como Agouomanacolia, Koroneiki, Daphonella, Mastoidis, Uslu, Gemlik y recientemente Arbequina. El cultivo habitual es intensivo en terrazas con olivos de varios pies, y sin tutorar un total de entre 500 a 600 olivos por ha, con una envergadura de 2,5 x 3,00 x 2,5 metros y un rendimiento industrial oscilante entre 17 y 22 % dependiendo de la fecha en que tenga lugar la recolección (no adaptados para la mecanización), debido al escaso coste de la mano de obra.

Al parecer las regiones olivareras chinas tienen importantes ventajas competitivas al contar con agua abundante. Aunque la gran ventaja del olivar chino está en el bajo coste de la mano de obra, que se aproxima a 20 euros al mes por persona, una competencia imposible de vencer. Así las cosas se calcula que en 10 - 12 años China podría ostentar la hegemonía mundial en el mercado del aceite de oliva que ostenta España.


Este auge del aceite de oliva en China coincide con un momento crítico de la producción española que está viviendo una particularmente mala cosecha a consecuencia, sobre todo, de la sequía sufrida la pasada primavera de la que la mayor parte de los olivos no se ha recuperado.

Concretamente, organizaciones agrarias apuntan a un descenso de producción en más de un 80 por 100 respecto a la campaña anterior, lo que podría dejar el total en 500.000 toneladas. En cuestión de meses, el precio del kilo de aceite de oliva ha subido un 40 por 100 en origen.
 
A finales de diciembre con muchas almazaras que ya había acabado de molturar la aceituna, ya se advertía que nos encontraremos con un escenario con una gran escasez de aceite, sobre todo de virgen extra de calidad y también que no hay mucho movimiento en el mercado, quizás esperando precios más altos.

Para colmo, las perspectivas apuntan a una futura subida de precios por la baja producción (algunos piensan que podría llegar en unos meses a los 4 euros como sucedió a mitad de la década pasada). Si bien eso puede suponer al sector aceitero una compensación a la corta cosecha se teme que el mayor problema sea la dificultad de abastecer los mercados exteriores 'conquistados' en los últimos años. Las ventas en 2012 han superado las 872.000 toneladas, estableciendo un nuevo record, nada menos que en 52 por 100 del comercio mundial del aceite y manteniendo el liderazgo en China, Japón o Estados Unidos.

Con estas perspectivas es probable que haya que recurrir a importar aceite a granel de otros países, dando la vuelta a la situación que España ha vivido durante años y aún mantiene de vender a granel a Italia, país que lo envasaba, etiquetaba y comercializaba. Y previsiblemente en el futuro habrá que aceptar que el aceite de oliva español sea destronado en el mundo por el chino.

De momento, no parece que los chinos hayan demostrado gran interés por la elaboración de las aceitunas de mesa y las variedades plantadas que actualmente se encuentran en plena producción no son de las más apreciadas para su uso como aceitunas de mesa, si exceptuamos la variedad Gemlik turca de aceitunas negras naturales, pero quizás ya entre este producto también en sus planes de futuro.

Fuentes de la noticia: Revista Alcuza y Diario Elmundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada